Sencillamente venir a la CDMX y querer recorrerla toda en una visita, es un tanto más que imposible. Con tanto que ver, comer y visitar, esta sola tarea te llevaría meses.

Así que pensar un poco en el recorrido ayudará a que te lleves un grato sabor de boca de lo que tiene esta ciudad para sus visitantes.

Es importante importante que si visitas la ciudad, sí o sí te des una vuelta por el Zócalo, la plaza del pueblo construida sobre lo que alguna vez fue el epicentro de Tenochtitlán (la antigua capital azteca), ahora es el corazón palpitante de la Ciudad de México.

Aquí, a solo unos pocos pasos llegarás a la imponente Catedral Metropolitana y a un lado encontrarás las secciones excavadas del Templo Mayor sobre las cuales la catedral está realmente construida.

Para el ojo observador, encontrarás más joyas arquitectónicas que datan de la época de México como una colonia española que rodean el resto de la plaza.

Con sus calles cercanas en donde se refleja la frenética vida de la ciudad: ejecutivos de negocios de alto poder, ostentosas limusinas, comerciantes modestos, trabajadores comunes y tiendas de ropa, todo. se mezclaron en los caminos llenos de gente que conforman este complejo centro de la ciudad.

Una pista para los turistas, no sería bueno preguntar sobre la «Plaza de la Constitución» porque nadie sabría de lo que estás hablando, es mucho mejor llamarlo por el nombre que usan los lugareños: «el Zócalo», que es un punto de referencia obligatorio para cualquier habitante de la Ciudad de México.

Esta plaza, una de las más grandes del mundo, ha sido testigo de casi todos los eventos políticos, cívicos y culturales clave de México en los últimos 700 años; y debajo de la plaza dentro de la estación de metro, hay una exhibición de modelos y fotografías de la zona a lo largo de los siglos.

Resultado de imagen para plaza-de-la-constitucion

Después de visitar el Zócalo, una corta caminata de seis cuadras a lo largo de la Avenida Madero, ahora una zona peatonal, te llevará a otro monumento del que todos los mexicanos están tan orgullosos: el Palacio de Bellas Artes y tampoco debes omitir su recorrido.

El edificio fue encargado por el presidente Porfirio Díaz para reemplazar el antiguo Teatro Nacional, y el proyecto comenzó en 1904 bajo la dirección del arquitecto italiano Adamo Boari.

Bellas Artes es el hogar del Ballet Folklórico de México, que actúa allí los miércoles y domingos, y todas las mejores expresiones de danza, pintura, escultura, música y literatura encuentran un escenario en el Palacio de Bellas Artes, el principal del país.

Galería y sala de conciertos de arte mexicano. Obras de los famosos muralistas Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo adornan las paredes interiores, y Bellas Artes también alberga el Museo Nacional de Arquitectura de México.

La mejor manera de completar un magnífico concierto o una visita al mediodía es visitar el restaurante Bellas Artes, un entorno elegante en el que saborear el lujo de mediados del siglo XX o bien puedes visitar los restaurantes en la Roma no muy lejos de ahí.

Después de estos recorridos seguramente necesitarás un para de días más para recorrer el Bosque de Chapultepec.

El Bosque de Chapultepec, que abarca 647 hectáreas, es uno de los «pulmones» verdes más grandes de la Ciudad de México y un lugar encantador para visitar.

Resultado de imagen para bosque de chapultepec

El nombre Chapultepec proviene del náhuatl que significa «Cerro Saltamontes», y el área se divide en tres secciones.

Es el hogar de cadáveres y espinas, lagos y varios lugares que vale la pena visitar, la mayoría de los cuales se encuentran en la Primera Sección, muy cerca del Paseo de la Reforma, la avenida principal que atraviesa la capital de oeste a este.

En la entrada al Bosque de Chapultepec encontramos el Monumento a los Niños Héroes dedicado a los jóvenes cadetes de la Academia Militar que defendieron la fortaleza que el Castillo de Chapultepec solía ser contra las fuerzas invasoras de Estados Unidos en 1847.

Si vas caminando, te enfrentarás al desafío de subir una pequeña colina para llegar al Castillo de Chapultepec, siendo el edificio primero un palacio imperial, luego presidencial y ahora es el Museo Nacional de Historia.

Aquí podrás apreciar los murales pintados por Siqueiros, así como ver las suntuosas cámaras del que fuera presidente Porfirio Díaz y su esposa.

Resultado de imagen para siqueiros